En el vasto y multifacético mundo de el Yôga, el SwáSthya Yôga emerge como una práctica que busca la armonía integral del ser humano, combinando antiguas técnicas con un enfoque contemporáneo.

En este artículo, nos adentraremos en una práctica profunda y enriquecedora dentro del mundo del Yôga: los kriyás. Estas poderosas técnicas pueden ser un tesoro oculto en tu viaje como practicante, ofreciéndote un camino fascinante para profundizar en tu práctica y mejorar tu calidad de vida. Ya seas un principiante curioso o un practicante experimentado, los kriyás te invitan a utilizar el autoestudio como una herramienta esencial para tu crecimiento y desarrollo personal.

Dentro del SwáSthya Yôga, los kriyás juegan un papel crucial, especialmente todos aquellos dedicados a la purificación orgánica, una faceta a menudo menos explorada pero vital para la salud y el bienestar.

La palabra kriyá significa “actividad o movimiento” y en el contexto del Yôga Antiguo son ejercicios de “actividad o movimiento de purificación orgánica”.  Kriyá también se puede traducir como “funcional o preliminar” y en este caso es una técnica importante en una practica de Yôga.

En el SwáSthya Yôga, estas técnicas de purificación adquieren un significado especial, ya que se enfocan en la eliminación de toxinas y en la mejora de las funciones vitales. Estas técnicas, ayudan a limpiar y purificar las mucosas del estómago, intestinos, seno maxilar, bronquios, conjuntivas y glándulas linfáticas promoviendo así una salud óptima, un mayor equilibrio energético y rejuvenecer el cuerpo y la mente.

Los kriyás tienen sus raíces en las antiguas tradiciones de la India. Fueron creados hace miles de años cuando los primeros yôgis entendían la importancia de la limpieza diaria no solamente de la parte exterior de cuerpo sino que también limpiando y purificando el cuerpo interior aplicando movimientos, respiratorios y contracciones en diferentes partes del cuerpo.

Han sido transmitidas de maestro a discípulo (parampará, transmisión oral de conocimiento) durante siglos como un secreto valioso para la transformación personal. En el SwáSthya Yôga, estas prácticas se han adaptado y refinado a lo largo del tiempo para adecuarse a las necesidades y ritmo de vida modernos.

El propósito principal de este artículo es proporcionar una comprensión clara y accesible de los kriyás en el marco de SwáSthya Yôga. Nuestro objetivo es:

  • Informar sobre los kriyás y su relevancia en SwáSthya Yôga.
  • Destacar los beneficios que aportan a nivel físico, emocional y mental.
  • Facilitar la práctica al ofrecer orientación práctica. Proporcionando orientación técnicasobre cómo incorporar los kriyás en una rutina de SwáSthya Yôga. Esto incluiráconsejos sobre preparación, ejecución y su integración en la vida diaria del practicante.
  • Inspirar a los lectores a explorar estas técnicas en su propio viaje de crecimiento personal.
  • Y finalmente promover una comprensión más profunda de el  SwáSthya Yôga como un sistema integral de bienestar y autorconocimiento.

En conjunto, aspiramos a brindar a nuestros lectores una visión completa y enriquecedora de los kriyás en el contexto de el SwáSthya Yôga, con la esperanza de que encuentren inspiración para profundizar en su propia práctica de Yôga o están interesados en aprender más sobre esta disciplina.

Los principales kriyás  son seis, denominados shat karma.

  1. Kapálabhati: Limpieza del cerebro y de los pulmones. Kapál significa cráneo y bhatibrillante, “cráneo brillante.” Kapálabhati es una técnica estimulante en la cual el cerebro y todas las partes del cráneo se purifican y revitalizan. También puede ser catalogado como pránáyáma. Kapálabhati es una técnica que fortalece el cerebro entero y despierta los centros latentes que son responsables de las percepciones sutiles. Es similar a la práctica de bhástrika pránáyáma con la excepción que en kapálabhati se enfatiza la exhalación y la inspiración es el resultado de forzar el aire hacia afuera. En una respiración normal, la inspiración es activa y la exhalación es pasiva. Esta práctica invierte ese proceso de tal manera que la exhalación es activa y la inspiración pasiva. 

2) Trátaka: significa “mirar fijamente”. Se trata de una limpieza de los globos oculares y entrenamiento para mejorar la visión. Hay dos formas de practicar esta técnica, una es bahiranga o trátaka externo, que consiste en mirar fijamente sobre un objeto o símbolo y antaranga o trátaka interno, que es mantener una visualización interna clara y estable. En una práctica de trátaka, el punto de concentración es usualmente un objeto o un símbolo para activar el potencial interior absorbiendo de esta manera la mente a través de bajar las ondas mentales. El objeto más común para esta práctica es la imagen de una llama de una vela ya que después de cerrar los ojos, la impresión de la llama de la vela se mantiene por un tiempo y antaranga trátaka se puede practicar fácilmente. El propósito de enfocarse con los ojos abiertos en un objeto externo es simplemente para despertar la visión interna y mantener la visión fija a través de parar de parpadear.  Esta técnica también se puede ocupar como dháraná, concentración.

3) Nauli: Limpieza de los intestinos y de los órganos abdominales por medio de masaje. Nauli es una practica que consiste en aislar y contraer los músculos del reto abdominal. La raíz de la palabra nala quiere decir “cuerda de ombligo” i.e. músculos del recto abdominal. En el Gheranda Samhita,  texto antiguo del Hatha Yôga  es conocido como lauliki  que viene de la palabra lola que quiere decir “agitar, rodar, circular.”

Cuando los músculos del recto abdominal se agitan o giran de izquierda a derecha (sentido anti-horario) se denomina dakshina nauli. Al girar de derecha a izquierda (sentido horario)  se llama vama nauli, y al contraer todos los músculos del recto abdominal  sobresaliendo los músculos del grupo medio, esto es madhyama nauli

Mientras un practicante no logre ejecutar efectivamente nauli, se le enseña uddiyana bandha que es una retracción del abdomen hasta que el entorno de las vértebras se dibuje en la piel. Existe la variedad estática denominado tamas uddiyana bandha, y la dinámica, rajas uddiyana bandha. Mediante esta ultima, se logra el agnisára kriyá. Ver video sobre estas técnicas.

4) Nêti: Limpieza de las fosas nasales y del seno maxilar con agua tibia y preferentemente agua salada (jala nêti).  Esta técnica consiste en irrigar las fosas nasales con agua salada para eliminar el exceso de mucosidad, polvo, alérgenos y otras impurezas que se acumulan en la cavidad nasal. La práctica de jala nêti se realiza típicamente utilizando un recipiente especial llamado nêti pot, que es un pequeño contenedor con forma de tetera con una boquilla delgada diseñada para ajustarse cómodamente en la fosa nasal.

El proceso de jala ti implica verter suavemente la solución salina por una fosa nasal y dejar que fluya hacia fuera por la fosa nasal opuesta. Esto se repite varias veces para limpiar eficazmente ambas fosas nasales. Durante la práctica, es importante mantener la boca abierta y respirar por la boca para evitar que el agua entre en las vías respiratorias superiores.

Los beneficios de jala ti incluyen la limpieza de las fosas nasales, alivio de la congestión nasal, reducción de la sinusitis, prevención de resfriados y alergias, y mejora de la respiración nasal. Además, se considera una práctica purificadora que ayuda a equilibrar los canales de energía en el cuerpo y promueve una mente clara y alerta.

Jala ti es una técnica segura y efectiva cuando se realiza correctamente y con precaución. Es importante aprender esta técnica con un instructor calificado, utilizar agua limpia y sal de calidad alimentaria para evitar irritaciones o infecciones nasales.

Existe otra técnica llamada sútra nêti que consiste en introducir por una fosa nasal una sonda de algodón y sacarla por la otra. Esta modalidad no la enseñamos en el SwáSthya Yôga. 

5) Dhauti: Limpieza del esófago y del estómago con agua (jala dhauti) o con una gasa (vasô dhauti). Estas prácticas deben de ser ejecutadas bajo una guía experimentada y siguiendo todas las instrucciones al pie de la letra. 

6) Basti (vasti): limpieza del recto y del colon con agua. Fue el antepasado del enema. El practicante debe de ser bien experimentado en ejecutar uddiyana bandha y nauli antes de practicar basti

Si bien los kriyás pueden proporcionar una serie de beneficios para la salud y el bienestar, es importante tener en cuenta que como cualquier práctica física, también conllevan ciertos riesgos potenciales. Deben de ser aprendidos directamente de un instructor calificado.

Sin embargo, no está demás compartir tres advertencias:

  1. Lesiones Físicas: Algunos kriyás pueden implicar lesiones si se realizan incorrectamente o sin la debida supervisión. Estos lavajes frecuentes del seno maxilar o de los intestinos pueden causar daño a a flora bacteriana.
  2. Descompensación ElectrolíticaNo introduzca en su cuerpo ningún líquido que no sea agua filtrada y hervida. Ciertos kriyás implican el consumo de grandes cantidades de agua con sal. Esto puede causar desequilibrios electrolíticos en el cuerpo si no se realiza adecuadamente, lo que podría tener efectos adversos para la salud. 
  3. Sólo aire y agua: No recomendamos los kriyás que utilicen otros recursos que no sean aire o agua. Ningún instrumento debe ser usado, a no ser para danta dhauti(limpieza de los dientes), jíhva shôdhana (limpieza de la lengua) y para el lavaje intestinal, recomendamos los enemas. 

Para minimizar estos riesgos, es importante practicar kriyás bajo la supervisión de un instructor calificado y experimentado, especialmente si eres nuevo en estas técnicas. Además, escucha siempre a tu cuerpo y modifica las prácticas según sea necesario para adaptarlas a tus necesidades individuales. Si experimentas algún malestar o efecto adverso durante la práctica de kriyás, detén la práctica de inmediato y busca orientación de un instructor o ayuda médica si es necesario.

A lo largo de este artículo, hemos explorado en los principales kriyás denominados shat karma. Hemos descubierto cómo estas técnicas no solo mejoran la salud física, limpiando y fortaleciendo nuestras vías respiratorias, seno maxilar, bronquios, conjuntivas y glándulas linfáticas sino que también ofrecen claridad mental y un sentido de bienestar emocional. La práctica regular de kriyá, especialmente en combinación con una práctica completa de SwáSthya Yôga, puede llevar a una mejora significativa en nuestra calidad de vida.

SwáSthya Yôga es un mundo rico y multifacético, lleno de técnicas milenarias y conocimiento que pueden enriquecer profundamente tu experiencia de vida. Te animo a seguir explorando, practicando y descubriendo todo lo que una práctica de SwáSthya Yôga tiene para ofrecer. Ya sea que estés comenzando tu camino en el Yôga o buscando profundizar tu práctica existente, los kriyás ofrecen una puerta hacia un mayor equilibrio, salud y armonía.